Perfil de color: Qué es y cuáles son los más habituales - Copyrap®
Nuestras
Noticias

Perfil de color: Qué es y cuáles son los más habituales

Impresion y perfiles de color

Seguro que te ha pasado más de una vez: has ido a imprimir un diseño o fotografía y, cuando has visto el resultado final, los colores distan mucho del archivo digital que tenías. Al preguntar por ello, te han comentado algo sobre el perfil de color de la imagen. ¿Perfil de color? ¿Pero eso qué es?

En Copyrap, acostumbrados a trabajar con diferentes sistemas de impresión (digital, offset, gran formato), somos muy conscientes del papel fundamental que los perfiles de color tienen en la preparación previa de los trabajos, por lo que te explicamos para qué sirven estos perfiles de color y cuáles son los más habituales.

¡Sigue leyendo!

¿QUÉ SON LOS PERFILES DE COLOR?

En primer lugar, debemos plantearnos la siguiente pregunta: ¿qué es un perfil de color? Los perfiles de colores son un conjunto de datos que interpretan, traducen y trasladan la información de color de nuestro archivo de origen (fotografía, tarjeta de visita digital, diseño…) al dispositivo que debe reproducirlo físicamente (impresora o plotter, por ejemplo) con la intención de que la similitud entre los colores que vemos en nuestro archivo de origen y su reproducción física final sea la mayor posible.
Dicho así, quizás sea un poco complejo de entender, pero en el fondo es bastante sencillo.

Los elementos que diseñamos o las fotografías que vemos se componen de colores primarios que, cuando se mezclan entre ellos en una proporción exacta, producen diferentes mezclas que nos ofrecen como resultado una sensación de color concreta.
El perfil de color que empleamos, si se encuentra en consonancia al perfil de color de la máquina que emplearemos para su reproducción final, será el encargado de que los colores de ese trabajo impreso se parezcan lo máximo posible a lo que vemos en pantalla, aunque siempre debemos tener en cuenta que hay otros factores que pueden influir en el resultado final, ya sea impresión digital u offset, tales como el soporte de impresión o el simple hecho de que una impresión no cuenta con la luminosidad que otorga a los colores el brillo de una pantalla.

Si el perfil de color de nuestro archivo es diferente al perfil de color de la máquina donde lo imprimiremos, los colores pueden llegar a variar bastante.

Por ello es muy importante que tengamos muy en cuenta siempre, cuando estamos diseñando, el perfil de color de nuestro archivo, pero también el de la máquina.
Y si desconoces este último… ¡pregunta siempre! Es mejor asegurarse y evitar problemas futuros.

Perfiles de color más habituales.

Aunque hay multitud de perfiles de color, estos son los más habituales

1. CMYK.

Es el perfil de color más conocido y que lleva su nombre de las iniciales (en inglés) de los colores que lo conforman, que son el cian, magenta, amarillo y el negro.
Este perfil de color funciona mediante una síntesis sustractiva, es decir, los colores son pigmentos que no emiten luz alguna, sino que la absorben, y en función de la cantidad de luz que absorben mandan información a nuestro cerebro, que percibe unos colores y otros.
La mezcla del cian, magenta y el amarillo da como lugar la ausencia total de luz y nos ofrece un negro intenso.

En este tipo de perfil de color, al no emitir luz los pigmentos, los colores resultantes tienen un acabado menos brillante y más opaco, diferente al que podemos observar en perfiles como el RGB.

Es el método que se emplea en las imprentas y en las impresoras comunes de casa, pues éstas trabajan con cartuchos de tinta o sistemas de impresión que emplean esos colores primarios para crear la cuatricromía con la que obtener todos los demás colores.

2. RGB.

Este perfil de color emplea los colores rojo (red), verde (green) y azul (blue) como colores primarios, a partir de los cuales se obtienen todos los demás colores.
A diferencia del CMYK, el perfil de color RGB funciona mediante síntesis aditiva, es decir, los colores se obtienen con la suma de la luminosidad de los colores primarios y la suma de todos ellos da lugar al color blanco, la luz en estado puro.
Por consiguiente, la ausencia total de colores (y de luz), da lugar al color negro.
Precisamente por estar trabajando con luz, los colores que obtenemos con este perfil de color son brillantes y llamativos.

Este es el perfil de color empleado principalmente por las pantallas digitales (que generan la imagen a partir de luz), por lo que es el más indicado cuando debemos trabajar con archivos que vamos a exponer en pantallas publicitarias o para gráficas destinadas a aplicaciones móviles, web o incluso redes sociales.

perfiles de color

Pantone es uno de los perfiles de color

3. PANTONE.

Finalmente, el perfil de color de Pantone se nos presenta como un método para conseguir que, aunque empleemos un archivo físico o digital (CMYK o RGB respectivamente), el color se perciba siempre igual y se identifique de la misma manera por cualquier persona que lo vea, en cualquier soporte.

Pantone es actualmente una norma en el mundo de la impresión.
Si queremos imprimir algo en un tono de color exacto, lo haremos empleando los colores del catálogo de Pantone.
La desventaja de este sistema de impresión frente al que emplea el perfil de color CMYK es el precio, pues la impresión mediante Pantone acostumbra a tener un precio bastante elevado en comparación.

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas nuestro artículo sobre cartelería para tiendas.

5/5 - (6 votos)
Menú